Cómo Comenzar el Día para Ser Más Productivos

El profesional moderno y consciente se preocupa por ser más productivo. Es que ser productivos es lo que nos separa de no cumplir los objetivos planteados de efectivamente cumplirlos con gran éxito. Pero alcanzar un estado de productividad, día tras día, no es tarea fácil.

Al contrario, es uno de los retos más grandes que los profesionales en todos los sectores enfrentan.

El origen del problema está en que el ser o no productivos depende mucho de nuestro estado físico y mental, algo que va más allá de lo profesional y reside directamente en el ámbito personal.

Es por eso que la misión por ser más productivos empieza con el día, antes de llegar a la oficina. Desde el momento que abrimos los ojos temprano por la mañana, hay que tomar las decisiones correctas que beneficien nuestro estado de productividad.

En meetwork queremos que nuestros miembros se sientan mejor y logren más. Por ello, hoy dedicamos unas líneas a la productividad, enfocándonos en consejos accionables y prácticos que puedes aplicar desde mañana.

Priorizando Efectivamente

Cuando pienses por las mañanas en las cosas que tienes que hacer, no te enfoques en la larga lista de pendientes que tienes en la mente o escrita en algún sitio. Sí, parece ser inevitable pensar en todas esas cosas que tenemos por hacer pero preocuparnos por la lista entera nos traerá problemas.

La solución es priorizar. No todas las tareas que tenemos por hacer son iguales: no todas nos traerán la misma cantidad de beneficios, no todas nos tomarán el mismo tiempo para terminarlas, no todas requieren de la misma cantidad de energía y dedicación.

Por esta razón es que debemos priorizar las tareas de forma efectiva al despertar por la mañana. Elige los tres pendientes más importantes y piensa en ellos como lo único que tienes que hacer de gran relevancia durante la mañana que tienes por delante. Atrévete a  priorizar ese pendiente que se te hace más difícil y al que tanto le temes desde hace semanas (o meses).

Una vez hayas cumplido con estas tres prioridades, y si aún te quedan horas en el día, elige tres más y enfoca toda tu atención y energía en ellas.

Identifica las Horas Ideales para la Productividad

Para la mayoría de los profesionales, no todo el día es bueno en términos de energía, concentración y entusiasmo. Tenemos altas y bajas a lo largo del día. Algunos dan lo mejor de sí durante las mañanas y viven terribles tardes de fatiga. Otros experimentan el día exactamente al revés.

Cada quien es diferente. El truco está en prestar atención a las franjas horarias en las que tenemos más energía y estamos más alerta. Esto viene bien para asignar a estas horas las tareas más difíciles y demandantes.

Planifica Pausas Dentro de la Rutina

Tu planificación diaria no debe caracterizarse por ser una constante e interminable obstrucción de pendientes que chocan unos con otros. Cada tanto, es importante apartar unos pocos minutos para respirar profundo y reunir energías. O sólo para pensar, es necesario reservar tiempo para pensar de esta forma estaremos más enfocados y algo más relajados. Recomendamos 10 o 15 minutos diarios sólo para pensar.

Para muchos esto es inaplicable. “Con todo lo que tengo que hacer, imposible perder tiempo”, pensarán. La realidad es que cuando sacrificamos unos pocos minutos de descanso por seguir trabajando sin parar, lo que realmente estamos haciendo es tomar una decisión contraproducente.

Nuestra mente no puede mantenerse alerta y productiva por demasiado tiempo seguido. Requiere descansos breves y en donde podamos volver a ganar el foco. Sin estos descansos, no somos más productivos, sino que, al contrario, desaprovechamos los limitados recursos mentales que tenemos.

Pero los descansos improvisados tampoco vienen bien a la productividad. Por ello es que meterlos en nuestra planificación como bloques inquebrantables es siempre una buena idea.

Evita la Reacción desde el Primer Momento

¿Eres de los que se levanta de la cama a revisar el correo electrónico y responder lo que consideras “urgente”? ¿Interrumpes una tarea prioritaria para responder una llamada o revisar una notificación en el móvil?

La reacción está a la orden del día. Estamos rodeados de dispositivos que piden a gritos atención e interacción por nuestra parte. Emails, llamadas, mensajes de texto, notificaciones de redes sociales: son todas señales que nos llevan a hacer una acción no planificada y sin beneficio que, luego y de forma trágica, se convierte en un mal hábito.

Se consciente de tus reacciones y de cómo éstas afectan tu productividad y estado de trabajo. Empieza con el hábito matutino de responder emails durante la primera hora del día o perder diez minutos en Facebook sin objetivo alguno.

Dejarse llevar por las reacciones es exactamente antagonista a ser productivo. El primer paso es identificarlas, luego trabajar para evitarlas.

“El conocimiento y la productividad son como un interés compuesto. Dadas dos personas con exactamente las mismas habilidades, la persona que se las arregla para tener una hora más por día para pensar será tremendamente más productiva en su tiempo de vida”.

RICHARD HAMMING

Doris Machado

Author Doris Machado

More posts by Doris Machado

Join the discussion 2 Comments

  • Loli Pardo dice:

    ¡Muchas gracias por este post, Doris! Es de gran ayuda.

    Me viene bien todo pero, sobre todo me quedo con los 15 minutos al día dedicados a pensar .

    Un abrazo.

  • Hola Doris,

    Ante todo te felicito por la calidad del artículo aunque si hago algunas cosas en modo diferente.

    Por ejemplo no me levanto en la mañana y me pongo a priorizar porque esto me roba tiempo precioso y además me puede distraer. Yo priorizo el día antes por lo que en la mañana ya sé lo que tengo que hacer y voy al ataque sin pensar en otra cosa.

    Cuando se trata de priorizar hay muchos que piensan que se debe hacer basado en importancia pero realmente en la era en que vivimos eso no es tan efectivo como lo era hace años. Un emprendedor debe priorizar basado en IMPACTO, lo que quiere decir la cosa que haces hoy que afecta a tu negocio en modo positivo por largo tiempo.

    Muy de acuerdo con lo que dices de identificar las horas productivas y de hacer pausas para recuperar y sobre todo de no comenzar el día en modo reactivo.

    El gran problema de los emprendedores cuando se trata de productividad es que desean ser productivos pero no deciden ser productivos, desear y decidir son cosas muy diferentes.

    Y por otra parte no tienen un sistema que los ayude.

    Gracias.

    – Pedro Reymond

Leave a Reply

Ven como Invitado

Conoce meetwork al asistir a una de nuestras reuniones